Retiro activo: ¿Trabajar después de pensionarse?

Retiro activo: ¿Trabajar después de pensionarse?

Cada vez son más las personas que deciden jubilar y pasar a un retiro activo. Esto, ad portas de que el Gobierno dé a conocer el proyecto de reforma a las pensiones, la situación previsional del país ha mejorado un poco en comparación a los últimos diez años.

Según los resultados de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) en materia de Previsión Social, un 68% de los ocupados cotiza para su pensión, lo que significa un aumento de 3% en comparación al 2006.

Retiro activo: ¿qué pasa con los que están por jubilar? 

En los últimos diez años la participación laboral de la población en edad de jubilar ha aumentado de un 20,6% a un 24,3%. Sin embargo, solo un 9,5% de los adultos mayores del decil más pobre es parte del mercado laboral, mientras que casi un 50% de quienes superan la edad de jubilar en el decil más rico sigue trabajando. 

Según un cálculo realizado por la Asociación de AFP, postergar la jubilación 5 años podría aumentar la pensión un 50%.

El estudio se realizó bajo los siguientes supuestos: se consideró que los afiliados comenzaron a cotizar a los 25 años, con un ingreso inicial de $700 mil y un incremento anual real de 1%. Además, supuso que la rentabilidad de los fondos de pensiones es de un 5% real anual y con una densidad del 100% de cotizaciones.

Bajo estos supuestos, las pensiones de los hombres que se jubilen a los 70 años podrían aumentar hasta 56% y para las mujeres, si lo hacen a los 65 años el incremento podría ser de 50%.

Para los hombres, por cada año que sigan activos en el mundo laboral y cotizando, la pensión aumenta más de un 10% anual y para las mujeres crece cerca de un 8%.

Al respecto nuestra consultora señala que “precisamente, de la gran mayoría de las asesorías y cierre de pensiones de nuestros clientes, la decisión de postergar la edad de jubilación es prácticamente una tendencia. Muchos de estos casos, deben seguir trabajando o por necesidad económica o porque todavía se sienten vigentes y con ganas de seguir activos. Estos días, considerar a una mujer de 60 años o a un hombre de 65 como “tercera edad” o pasar a una vida pasiva está muy lejos de ser una posibilidad, y por eso hablamos de un nuevo concepto, que es el retiro activo”.