El problema de las lagunas previsionales

El problema de las lagunas previsionales

En Chile solamente una de cada tres personas tiene una densidad de cotizaciones previsionales mayor o igual al 75% del tiempo que permanecen en el sistema desde su incorporación, situación que es más grave en el caso de las mujeres que en el de los hombres.

Así, el sistema de capitalización individual muchas veces funciona como un espejo de lo que ocurre en el mercado laboral. En el último año es justamente eso lo que se estaría exhibiendo, período en el que los vacíos de cotización han aumentado. Los afiliados al sistema de AFP con lagunas previsionales de más de 12 meses se han incrementado en 154.460 en el último año. Con ello, a septiembre había 3.187.881 personas con vacíos de ahorro de más de 12 meses, el mayor nivel desde 2013.

El incremento de personas con vacíos de ahorro por más de 12 meses fue mayor en los afiliados hombres (6,7% de aumento) que en las mujeres (3,9%).

Las cifras muestran que en el último año no solo creció la cantidad de afiliados que tienen lagunas por períodos de tiempo mayores. Según datos de la Superintendencia de Pensiones, quienes tienen vacíos por entre uno y tres meses aumentaron 6,4% (en casi 40 mil personas).

Deterioro del mercado laboral y su impacto en las lagunas previsionales

Los expertos aseguran que el fenómeno sería una señal del deterioro del mercado laboral. El gerente de Estudios de la Asociación de AFP, Roberto Fuentes, explicó que el bajo crecimiento económico tiene efecto en el empleo asalariado y en el pago de las cotizaciones previsionales. “Si bien desde un punto de vista general no es una situación extrema, para el grupo de trabajadores que dejan de cotizar sí lo es, porque pierden protección social y dañan en el largo plazo su futura pensión”.

Fuentes añadió que si bien la tasa de cesantía se mantuvo relativamente estable en el último año, y el empleo asalariado creció 0,8% en doce meses, hubo un incremento importante de los trabajadores independientes y por cuenta propia, los que no tienen la obligación de cotizar.

Expertos afirman que para mitigar los efectos de las lagunas previsionales y sus consecuencias sobre las pensiones, las personas debiesen tomar conciencia y hacer APV en períodos en que sí tengan un trabajo formal. 

Fuente: El Mercurio