El envejecimiento de la población amenaza el sistema de pensiones en China

El envejecimiento de la población amenaza el sistema de pensiones en China

El sistema de pensiones en China está empezando a verse amenazado debido al envejecimiento de la población, lo que cuestiona la viabilidad de que los hombres se jubilen en promedio a los 60 años y las mujeres a los 50.

El año pasado fue el quinto consecutivo en que el sistema de seguridad social en China quedó en números rojos, saliendo más dinero del que había entrado en las arcas del Estado, según un informe del Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social.

China en 2016 pagó pensiones por valor de 604.000 millones de yuanes (US$91.000 millones, 77.000 millones de euros), lo que supuso un incremento del 23,4% respecto a 2015, pero ingresó menos, 571.000 millones de yuanes (86.000 millones de dólares, 73.000 millones de euros), aún así un 19,5 % más que en el año anterior.

Frente a lo que ocurre en otros países donde existen problemas similares, en China son las provincias las que gestionan los fondos destinados al pago de prestaciones, y las grandes diferencias de prosperidad económica que existen entre unas y otras hacen que el sistema esté muy desequilibrado.

Más viejos que jóvenes

El aumento de personas mayores en China no ha ido acompañado de un incremento de los jóvenes después de tres décadas de política de hijo único.

La tasa de reemplazo en China, a través de los diferentes esquemas de pensiones existentes, es hasta el 80,5% de las rentas salariales previas a la jubilación, para los perceptores de rentas medias. Esa cifra contrasta con la de otros países asiáticos como Japón, donde los pensionados reciben en promedio el 40,4% del salario.

Por ello, el vicepresidente del Comité Nacional de Envejecimiento de China, Xiao Caiwei, propuso -en un documento divulgado este año- igualar la edad de jubilación de hombres (60) y mujeres (50, aunque 55 para funcionarias) e incrementar ambas hasta los 65 años antes de 2050.

Xiao pronosticó que en ese año “la población de tercera edad en China supondrá un tercio de la nación” y “superará en 500 millones a la población mayor de todos los países del G-8 juntos”.

Fuente: EFE