Y usted ¿Tiene Lagunas Previsionales?

Y usted ¿Tiene Lagunas Previsionales?

Independiente de si son tres meses, un año o más de 10 años, las lagunas previsionales son de por sí malas, pues impactan directamente en la pensión que recibirá un trabajador al término de su vida laboral, sobre todo si la falta de cotización en la AFP – ya sea porque quedó cesante, se independizó o dejó de trabajar por decisión propia – se concentra en los primeros años de trabajo.

Lo preocupante es que el 45% del total (4.636.323 de 10.273.778 personas) de quienes están en el sistema registra al menos un mes sin movimiento en la cuenta de capitalización individual.

Al desglosar por la cantidad de meses sin movimiento, se observa que 803.555 afiliados llevan 169 meses y más (sobre 14 meses) sin aportar en la AFP.

Cecilia Cifuentes, economista e investigadora asociada del Centro de Estudios Financieros de la Uandes, señala que la mayoría de la gente que tiene lagunas está concentrada entre quienes tienen muy pocos vacíos (1 y 3 meses) o demasiados (sobre 169 meses) explicando entre esos dos más del 30% del total.

El primer caso se explica por gente que sale de la formalidad laboral y entra a la informalidad, o bien quedan cesantes. El segundo caso son los que son permanentemente no cotizantes (17%) y que posiblemente es que gente que se inscribió en una AFP, cotizó un par de meses y nunca más volvió.

Seguir cotizando

Nuestra recomendación es que una persona nunca deje de cotizar por al menos el 10% real de su renta, incluso sugerimos incrementar ése aporte con ahorros voluntarios. Asimismo, se deben evitar lagunas previsionales para que la rentabilidad pueda actuar a largo plazo, por eso todo trabajador dependiente e independiente debe cotizar.