Comisiones de las AFP: razones de su existencia y su valor

Comisiones de las AFP: razones de su existencia y su valor

La reforma previsional supone como eje central elevar en cinco puntos porcentuales las cotizaciones, pasando del 10% al 15%. De este ahorro adicional -que será administrado por un ente estatal y no por las AFP, como es el 10% que existe hoy-, el 3% iría a cuentas personales de cada afiliado y otro 2% a un fondo solidario. Esto ha generado un debate en torno a una “segunda comisión”. Pero más allá de qué ente administre la cotización adicional, las comisiones son parte del sistema y entender en qué consisten pasa a ser clave a la hora de rentabilizar el ahorro.

¿Se paga por la cotización voluntaria?
La normativa dice que también son objetos de cobro de comisiones la administración del saldo originado en cotizaciones voluntarias, depósitos convenidos, aportes de ahorro previsional voluntario colectivo y depósitos de ahorro voluntario (Cuenta 2).

¿Qué son las comisiones de las AFP?
Son la fuente de ingresos que tienen las AFP y financian su gestión. Así, los trabajadores afiliados al sistema, junto con cotizar en su cuenta de capitalización individual un 10% de la remuneración o renta imponible, deben también efectuar una cotización adicional en la misma cuenta y calculada sobre la misma base, la que es determinada por cada compañía.

¿Cómo se calculan?
La comisión solo se puede extraer de la remuneración. Como existe un tope imponible, hoy de 75,7 UF mensuales, equivalentes a unos $2 millones, la comisión tiene como base límite dicho monto.

¿Quién asume el costo?
Los trabajadores y la pagan cada vez que cotizan.

¿Una persona cesante debe pagar comisiones?
Los afiliados que no cotizan, por ejemplo, por estar cesantes no pagan comisiones y sus ahorros deben administrarse de la misma forma en que se gestionan las cuentas de los que sí las pagan.

¿Cuánto cobran?
En la actualidad existen comisiones que van desde 0,41% de la renta imponible hasta 1,48%.

Fuente: El Mercurio