Cambiarse de Fondo de AFP ¿Una buena decisión?

Cambiarse de Fondo de AFP ¿Una buena decisión?

Lo hemos advertido en reiteradas oportunidades: no es una buena idea cambiarse de fondo de pensiones sólo por rumores o especulaciones de algunas personas o empresas, menos si no es usted un afiliado que esté pendiendte de las señales económicas y de las posibles variaciones de los fondos.

Con esto, la alta volatilidad de los mercados en los primeros meses de 2016 y los llamados a cambiarse al fondo E que realizó el movimiento NO+AFP impulsaron a las personas a moverse de multifondos el año pasado.

En todo el año, un récord de 1,3 millones de afiliados a las AFP se trasladaron de fondo de pensiones, 25,6% más de los casi 1,1 millones que lo hicieron en 2015. Lo anterior implicó que uno de cada 10 afiliados del sistema privado de pensiones se haya cambiado. Del total de migraciones, el 60% fue recibido por el fondo más conservador (E), lo que implicó 824 mil entradas.

Considerando los afiliados netos (los que entraron menos los que salieron), el E ganó 554.236 cotizantes en 2016. En tanto, el selectivo más riesgoso del sistema (A) perdió casi 266 mil afiliados en el año.

Decisión Responsable

Si bien la Asociación de AFP ve estos números de manera positiva porque muestran una mayor preocupación de los afiliados por el comportamiento de las inversiones que realizan las AFP, manifestaron que la decisión de cambios previsionales debe llevarse a cabo de manera responsable y con un horizonte de largo plazo.

La lógica es muy simple: los fondos de pensiones fueron diseñados para disminuir el riesgo de la inversión de sus ahorros previsionales, en función de los años que le quedan para optar a una modalidad de pensión. El propósito del Fondo E es resguardar los ahorros de personas están cercanas a jubilar y que no tendrán el tiempo para repuntar una dura pérdida. Por el contrario, aquellas personas que está nen fondos riesgosos, lo hacen porque pueden resistir pérdidas y recuperarlo en el largo plazo, obteniendo mayor rentabilidad que estando en fondos más conservadores.

Por eso, y tal como menciona la Asosiación de AFP, es fundamental basarse en las características del afiliado, como su edad o los años que le falten para pensionarse; su actitud frente al riesgo de variaciones de valor de sus ahorros y la importancia que tendrá la pensión en su etapa de retiro o jubilación, antes de tomar cualquier desición de cambio.