¿Dónde invertir en tiempos de desaceleración?

¿Dónde invertir en tiempos de desaceleración?

El actual escenario económico de desaceleración, marcado por un bajo crecimiento y reducidas tasas de interés, ha llevado a los inversionistas a buscar con mayor ahínco los retornos esperados para sus inversiones. Y es que pese a que las perspectivas para la Bolsa, en especial las de mercados desarrollados, son positivas de cara a la segunda mitad de 2016, los expertos coinciden en que será un período difícil, en el que la volatilidad seguirá muy presente. Hay que estar preparados para fuertes oscilaciones, coinciden.

Una vez más, expertos coinciden en que para ganar intereses extras habrá que arriesgarse con activos en renta variable internacional y protegerse en la cada vez más atractiva renta fija chilena. Por lo mismo, los gestores de patrimonio se inclinan hoy más por los bonos de empresas y en UF, las bolsas extranjeras y en sus recetas también están contenidos ingredientes como fondos de inversión, mutuos, inversiones alternativas, sector inmobiliario y otros productos más conservadores. Diversificar es clave y seleccionar los instrumentos adecuados para moverse en escenarios tan cambiantes, también.

Factores de Riesgo

Entre los riesgos y posibles factores de perturbación en los mercados, los analistas coinciden en el proceso de alza de tasas en Estados Unidos o un aumento en los temores sobre China. Las elecciones presidenciales en Estados Unidos son otro factor de riesgo, cuyo impacto se podrá evaluar cuando se conozcan las propuestas económicas de cada candidato, donde la mayor incertidumbre la coloca el empresario estadounidense Donald Trump.

Asimismo coinciden en que los otros eventuales focos de tensión para lo que resta del año son la salida de Inglaterra de la Unión Europea (Brexit) y las elecciones en España.

Bajo este escenario la recomendación  es neutralidad ante la renta variable, privilegiando los mercados desarrollados por sobre los emergentes y, en renta fija, instrumentos reajustables a mediano y largo plazo.

En el sistema de fondos recuerdan que lo mejor para invertir en este tipo de activos es tener controlada la exposición a Bolsa.

Para un inversor de riesgo medio, cuyo horizonte de inversión sea de mediano-largo plazo, la cartera de inversión recomendada debiese tener un 80% en instrumentos de deuda (renta fija) y hasta 20% en renta variable. Finalmente, los porcentajes variarán dependiendo del perfil de riesgo del inversionista.

Pero, ¿dónde se encuentran las mejores oportunidades? Según los expertos, el segundo semestre será intenso para la renta fija corporativa (es decir, crédito).

Más allá de estas recomendaciones generales, no se debe olvidar la particularidad de cada caso, siendo lo más conveniente asesorarse con un experto que pueda evaluar todas las variables y pueda darle una asesoría objetiva y oportuna.

Fuente: La Tercera